Mons. Cándido Rada

monseniorcandido

Monseñor Cándido Rada, Fundador y primer Presidente del GSFEPP, ha marcado y sigue marcando con su palabra y acción la vida institucional.

Hombre de fe profunda, toda su vida fue un ejemplo de entrega al servicio de los más pobres. Una parte importante de su filosofía se resumen en algunas de sus frases que han pasado a ser parte de la vida institucional:

“Complementar la palabra con la acción”.
“He creído en los que nadie cree”.
“El bien hay que hacerlo bien”.
“Siempre he creído más en la fuerza de la acción, vivificada por la por la Palabra de Dios, que en los discursos”.
“Toda carreta que se mueve necesita un buen burro que la hale”.
“En el camino se ajusta la carga”.

Hombre de fe profunda, toda su vida fue un ejemplo de entrega al servicio de los más pobres. Una parte importante de su filosofía se resumen en algunas de sus frases que han pasado a ser parte de la vida institucional:

Su vida

    1905: Nace el 23 de mayo en Punta Arenas (Chile). Hijo de padre navarro y madre vasca. Cándido Rada Senosiain es el penúltimo de 14 hermanos de una familia profundamente cristiana.
    1910: Cursa estudios en colegios de Jesuitas y Salesianos de diversas ciudades de Chile debido a la movilidad de su familia.
    1919: Ingresa en el seminario salesiano de San Luis de Macul en Santiago donde estudia humanidades y filosofía.
    1923: Entra en la Universidad Católica para estudiar leyes.
    1924: Hace su ingreso a la familia salesiana y realiza estudios de filosofía en diversos centros salesianos de Chile.
    1927: Estudia teología en Turín (Italia), obteniendo su doctorado.
    1931: Es ordenado sacerdote en Italia. A su regreso a Chile se dedica a la actividad educativa de jóvenes y trabaja en obras salesianas.
    1941: Es consagrado Obispo Administrador Apostólico de Iquique.
    1945: Es normbrado Obispo de San Carlos de Ancud. Más tarde es designado primer obispo de Punta Arenas, cargo del que no se posesiona.
    1947: Primera visita a Ecuador con ocasión del Congreso Eucarístico.
    1948: Viaja a Roma y permanece en Europa como delegado del Rector Mayor Salesiano.
    1951: Llega a Quito y se instala en el Girón, casa de formación salesiana. Participa en la fundación de los colegios Cardenal Spellman de varones y mujeres, construye el filosofado salesiano y promueve la construcción del santuario de María Auxiliadora en el Girón.
    1958: Es nombrado primer Obispo de la Diócesis de Guaranda. Trabaja en la redistribución de tierras de la diócesis, promoción humana y en el desarrollo de la provincia. Desempeña la presidencia de Cáritas de Ecuador.
    1962: Participa en el Concilio Ecuménico Vaticano II, hasta 1965.
    1967: Recibe la condecoración al mérito.Después recibirá la Orden Nacional al Mérito en el grado de Gran Cruz, por el Presidente Velasco Ibarra en los 25 años de su consagración episcopal.
    1968: Participa en la II Conferencia del Episcopado en Medellín (Colombia).
    1970: Hace contactos y trae grupos de voluntarios del exterior para trabajar en la provincia de Bolívar. Coordina las reuniones preparatorias y funda el FEPP y participa en las discusiones que le darán identidad, misión y propuestas. Es nombrado presidente vitalicio.
    1976: Dona al FEPP su primera sede en la calle Mallorca de Quito.
    1979: Participa en la III Conferencia del Episcopado en Puebla (México).
    1980: Renuncia al obispado de Guaranda por límite de edad y concreta sus mayores esfuerzos en la construcción del santuario de Nuestra Señora de la Natividad del Huayco.
    1983: El gobierno ecuatoriano bajo la Presidencia de Osvaldo Hurtado, en reconocimiento a su gran tarea pastoral y social, le nombra ciudadano ecuatoriano honorario.
    1991: Es incorporado como miembro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de Guaranda.
    1992: Se enferma gravemente mientras participaba en la Asamblea Anual del personal del FEPP, en Santo Domingo de los Colorados. Su gran resistencia física y moral le hacen soportar una penosa enfermedad que le tiene paralizado y sin el don de la palabra, pero consciente durante 35 meses de doloroso calvario.
    1995: Muere el 7 de agosto en evangélica pobreza, porque donó todo lo que tenía a los campesinos de la provincia de Bolívar, al Santuario del Huayco, al FEPP y otras iniciativas de bien común.